Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

Variaciones de un viernes

– Son épocas para abrir un blog– le dijo él y ella pensó que tenía razón. Que tendría que escribir en el suyo, en el que tiene abandonado, todo lo que pensaba hoy.
Se quita los anteojos. Ahora, no puede leer con nitidez con los anteojos puestos. Antes sí pero ahora, con la nueva graduación tiene que sacárselos. No sabe si subirlos hasta la coronilla o dejarlos en la mesa. No se decide y la duda la ridiculiza. Le parece absurdo que a los cuarenta y cuatro años siga estrenando gestos.
Se acuerda de Beatriz, esa mujer bellísima que conoció hace un par de años. Beatriz debe tener más de cincuenta o más de sesenta, tal vez. Tan hermosa y atractiva como podría ser cualquier veinteañera. Quizás, a instancias de eso que ella tiene, que no tiene una joven. Beatriz no ocultaba sus arrugas. Al revés de ella que no los necesita para ver de cerca, Beatriz se sacaba los anteojos para mirar de lejos; un gesto mínimo, cotidiano y espontáneo. Inclinaba levemente la cabeza hacia el costado y con los ante…